sábado, 21 de abril de 2018


Una encuesta señala que la cuarta parte de los marinos se sienten deprimidos

      Más de la cuarta parte de los marinos entrevistados en una encuesta reciente mostraban signos de depresión, y muchos de ellos no pedían ayuda para hacerle frente. El estudio de la salud mental de más de 1.000 marinos estuvo a cargo de la organización benéfica marítima internacional Sailors’ Society y la Universidad de Yale.

       De entre los encuestados, el 26 por ciento señaló que se habían sentido “alicaídos, deprimidos o desesperanzados” varios días a lo largo de las dos semanas anteriores. Los factores que afectaban a su salud mental incluían la calidad y la cantidad de los alimentos a bordo, el aislamiento de sus familias y la duración de sus contratos.

       Al hablar con la mitad de los marinos que informaron tener síntomas de depresión, el 45 por ciento de ellos señaló que no había pedido ayuda a nadie. Si bien alrededor de la tercera parte indicó que había recurrido a familiares y/o amigos, solo el 21 por ciento indicó que había hablado con un compañero a bordo.

      La Directora General Adjunta de la Sailors’ Society, Sandra Welch, señaló: “Los marinos pasan meses en el mar y enfrentan algunas de las condiciones más duras de una fuerza de trabajo: aislamiento, espacios de alojamiento reducidos, ruido, calor, tormentas, a veces ni siquiera pueden tolerar la comida de a bordo. Este informe es una llamada de alerta a la industria sobre el enorme impacto que esto está teniendo en la salud mental de los marinos”.

      Señaló que la organización benéfica estaba trabajando con las compañías navieras para ayudarlas a brindar la mejor atención a sus empleados.

      La Sailors’ Society trabaja con marinos en 91 puertos, y ofrece asesoramiento y apoyo a aquellas personas que sufren de depresión. Para obtener más datos sobre sus servicios, visite: www.sailors-society.org/wellness/ ITF 29 marzo 2018

Los robos a mano armada son una amenaza para muchos marinos

Si bien los informes recientes se han centrado en los riesgos para los marinos en las aguas frente a África occidental, los incidentes notificados al Centro de notificación de actos de piratería (PRC, por su sigla en inglés) disponible las 24 horas a escala mundial, de la Oficina Marítima Internacional (IMB), indican que los ladrones, a veces utilizando armas, continúan siendo una amenaza en algunos puertos y en muchas aguas. A continuación figuran algunos incidentes notificados recientemente.
  • ·         Unos ladrones armados con revólveres subieron a bordo de un buque tanque fondeado en Puerto La Cruz (Venezuela) el 24 de marzo. Se dio la alarma y los ladrones escaparon, tras haber robado bienes del buque.
  • ·         Dos ladrones fueron vistos intentando subir a bordo de un granelero fondeado en Caofeidian (China) el 24 de marzo. Se dio la alarma, se reunió a la tripulación y los ladrones huyeron.
  •    Ocho personas armadas con revólveres y cuchillos subieron a bordo de un buque frigorífico a alrededor de 7,5 millas marinas frente a Cotonou (Benin) el 22 de marzo. Exigieron que la tripulación encendiera el motor principal y zarpara, pero los motores no pudieron encenderse. Los ladrones robaron bienes del buque y efectos personales de la tripulación, y se fueron.
  •          Unos piratas secuestraron un bote pesquero a alrededor de 30 millas marinas frente a Badagry (Nigeria) y lo obligaron a dirigirse a aguas de Benin. Secuestraron a dos tripulantes antes de liberar al bote.
  •        Unos piratas en una lancha rápida persiguieron a un buque tanque a alrededor de 53 millas marinas frente a Bonny (Nigeria), el 22 de marzo, y dispararon contra él. Se dio la alarma y se reunió a la tripulación. Los guardias armados de a bordo devolvieron el fuego y los piratas abandonaron el ataque.
  •          Alrededor de seis ladrones armados con cuchillos subieron a bordo de un granelero fondeado en Taboneo (Indonesia) el 20 de marzo. Se dio la alarma y se reunió a la tripulación. Los ladrones escaparon con las manos vacías.
  • Tres personas no autorizadas fueron vistas a bordo de un buque tanque fondeado a alrededor de 14 millas marinas frente a Lagos (Nigeria) el 16 de marzo. Los guardias armados de a bordo dispararon un tiro de advertencia. Uno de los intrusos escapó, pero los otros dos fueron capturados y entregados a la Armada de Nigeria.  ITF 29 marzo 2018
NOTA Todos los ataques y casos sospechosos deben ser comunicados al Centro de notificación de actos de piratería de la IMB, Tel: +603 2031 0014 (las 24 horas), Correo electrónico: imbkl@icc-ccs.org

martes, 17 de abril de 2018

Fue Capellán de puerto en Almería


ENRIQUE SILVA RAMÍREZ

Almería, 1925 - Almería, 2008

SACERDOTE

     Formado en el Seminario Diocesano de Almería, recibió el Orden Sacerdotal el 17 de junio de 1951. Ejerció su labor pastoral en la zona del alto Almanzora, Tíjola y anejas. Pronto se trasladó a los Filabres y, luego, a La Cañada.

      Obtuvo la parroquia de Roquetas en las oposiciones de 1955, tomado posesión de la misma el 31 de agosto de 1955. Allí fue testigo del milagro almeriense, evangelizando y promoviendo esta villa por la que sentía pasión.

       Era el momento de la ampliación del pueblo por el Instituto nacional de Colonización, consiguiendo numerosas obras de nuevas Parroquias y centros culturales, educativos y de ocio. Realizó numerosas gestiones para la consecución de colegios, guarderías y el Instituto de Roquetas. Así como la implantación de Casas Religiosas de las Jesuitinas y las Dominicas de la Presentación, así como de los Hermanos del Evangelio.

      Tan buena labor hizo que el Ayuntamiento, tras treinta y seis años, un mes y ocho días como Párroco de Roquetas de Mar le correspondiera nombrándole Hijo Adoptivo. Más tarde, le tributaron un elocuente homenaje en televisión.

      Ha sido un sacerdote benemérito, celoso y trabajador. Amplió su formación en Granada y Roma, con brillantez, obteniendo en los años 80 la Licenciatura en Historia y en Roma la de Archivística. Sirvió el Archivo de la Curia Diocesana (1992/2004), realizando una magnífica tarea de organización y clasificación, y atendiendo a los investigadores esmeradamente.

       Publicó decenas de trabajos sobre Historia civil, destacando el libro “Apuntes para la Historia de Roquetas de Mar”, que ha servido de base a otros numerosos trabajos de investigación y publicaciones, con ese motivo el Ayuntamiento puso en marcha un Certamen de Investigación Histórica llamado “Enrique Silva”, Historia eclesiástica, destacando el minucioso estudios de los Sínodos Diocesanos celebrados en Almería y de archivística. Además, cuidó la biblioteca del Seminario, mientras colaboraba pastoralmente en las Parroquias de San Antonio de Ciudad Jardín en Almería Capital y las de Huércal de Almería y Viator, estas parroquias le tributaron también homenajes a su fecunda labor pastoral y dedicación a las mismas. En la Diócesis de Almería ha sido Delegado Diocesano del Apostolado del Mar y del Apostolado de la Carretera.

viernes, 23 de marzo de 2018

El riesgo en la pesca


Unión de fuerzas en el sector pesquero

    Según la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la pesca marítima es probablemente la ocupación más peligrosa del mundo. Con el objeto de discutir este asunto, se ha celebrado un seminario regional de dos días en Manila, Filipinas, los días 21 y 22 de marzo: "Uniendo fuerzas en el sector de la pesca: fomento de la seguridad, el trabajo decente, y la lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada".  

     Sandra Allnutt, Jefa de tecnología marítima, expuso la labor de la OMI para fomentar la seguridad en el mar, y puso de relevancia la larga colaboración entre la FAO y la OIT que ha permitido desarrollar y adoptar recomendaciones de seguridad en el proyecto, la construcción y el equipo de los buques pesqueros. Sin embargo, también puntualizó que más Estados debían cumplir con los convenios de sobre seguridad de la OMI y que una mayor colaboración entre todas las partes interesadas era necesaria.

    Durante el evento también se discutieron otros asuntos, como la protección de los derechos humanos en el sector pesquero, la necesidad de un mayor compromiso político, el desarrollo de medidas regionales para luchar contra los abusos laborales y las maneras de colaborar en el futuro entre las agencias y las partes interesadas.

      El seminario fue organizado por el Apostolado del Mar y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en colaboración con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización Marítima Internacional (OMI) 22/03/2018 

jueves, 15 de marzo de 2018

Mons Lahiguera en Terranova




Viaje a Terranova
     El segundo viaje a las lejanas tierras de Terranova duró dos semanas (15-28 de abril de1969). Recorrió más de 20.000 kilómetros en 11 aviones distintos (Madrid - Lisboa Montreal - Halifax - Sydney - Saint John - Saint Fierre - Saint John - Halifax- Montreal-Madrid).
    Durante su estancia en Saint Fierre, se tuvo noticia del accidente del bacaladero "Sierra López", en el que perecieron dos españoles y otro resultó herido. El barco con los cadáveres a bordo se dirigió a Saint John, y allá voló don José María a oficiar el funeral por los fallecidos. Ante la imposibilidad de aterrizar por la niebla en Saint John, hubieron de hacerlo en la base norteamericana de Argenier Broad, y por carretera lograron llegar a tiempo para el funeral en Saint John.
     Esta vez la actividad pastoral de don José María sobrepasó el marco de la atención a sus diocesanos. En Terranova el obispo de Huelva actuó como Promotor del Apostolado del Mar en España. Su presencia en Terranova, aparte de saludar a los bacaladeros españoles allí destacados - pasaban de 5.000 -, tenía por objeto, establecer contacto con las organizaciones católicas internacionales interesadas por la atención a los hombres del mar, que suman alrededor de cinco millones, entre los cuales se cuentan más de 200.000 pescadores y 50.000 marinos mercantes españoles.
     En su exhortación pastoral, fechada en Saint Fierre, Terranova, el 23 de abril de 1969, don José María describió como testigo presencial, las deficientes condiciones de vida y de trabajo de los pescadores destacados en Terranova y la lamentable situación psicológica y social, para terminar con un angustioso llamamiento a todos los que pueden y deben sentirse -incluso la Iglesia - responsables de mejorar unas y otras.
      Gracias a su intensa labor en este sector, el Siervo de Dios pudo constatar con satisfacción cómo en pocos años en las principales diócesis costeras (Tuy-Vigo, San Sebastián, Huelva, etc.) se fueron formando grupos sacerdotales dedicados plenamente al difícil y marginado mundo de la mar. Este balance pudo hacerse en septiembre de 1970, cuando se celebraban los 50 años de la fundación del Apostolado del Mar.
      Un año más tarde, el 1971, el Siervo de Dios participó activamente en la reunión de la Organización regional Europea del Apostolado del Mar celebrada en Madrid en los primeros días de mayo, y desde Roma, el arzobispo Mons. Emanuele Clarizio, Pro-Presidente de la Pontificia Comisión de las Migraciones y Turismo, le felicitó cordialmente porque su "participación refleja cada vez más su ya bien conocido interés puesto en práctica en el desenvolvimiento de esta pastoral especializada"28.



Encuentro de D.José María García Lahiguera con los marinos


Obispo Promotor del AM en España
      En 1968 Mnr. José María García Lahiguera (1964-1969) Obispo de Huelva es nombrado Obispo Promotor del AM en España y  en 1969 Arzobispo de Valencia  Por entonces D. José Ignacio Palacio era Director Nacional  del Apostolado del mar  en España
     Ya queda dicho cómo don Pedro Cantero dedicó una especialísima atención a los problemas pastorales de los hombres de la mar, instituyendo el Apostolado del Mar en la diócesis. García Lahiguera no sólo asumió con plena responsabilidad aquellas líneas pastorales, sino que se vio aún más comprometido al ser nombrado  Obispo promotor del Apostolado del Mar en España .
       El Stella Maris se convirtió en el centro de la vida de los hombres del mar de Huelva, tanto de la actividad ordinaria del club y de la escuela náutico pesquera, como de los problemas puntuales o de fondo que les afectaba. El naufragio del pesquero Trincher, que conmocionó a toda la ciudad, tuvo en Stella Maris el lugar más idóneo para instalar la capilla ardiente, siendo oficiados por el prelado los oficios de exequias, el 1 de febrero.
     Siguiendo las sugerencias del equipo sacerdotal que dirigían brillantemente el apostolado del mar en los puertos de las provincia, Huelva, Lepe, Isla Cristina, Ayamonte, emprendió un viaje a Dakar en el mercante Sierra Espuña, como un gesto profético. El obispo, viviendo en un estrecho camarote y compartiendo sus mismas condiciones de vida, hizo patente la preocupación del Pastor por los problemas humanos y religiosos de la sufrida gente del mar. El viaje duró desde el 26 de febrero hasta el 9 de marzo de 1968, y le acompañaron Ignacio Palacios, entonces director de Stella Maris, y José López Boza.
       El viaje a Dakar, a bordo del "Sierra Espuña" de la Compañía Naviera del Norte, duró del 26 de febrero al 9 de marzo de 1968. (Algunos tripulantes:El Capitán era D. M. Aranguren,  también navarro el Jede de Máquinas. D. Manuel López Blanco- Cádiz-  1ºOficial de máquinas D. José Gallastegui de Lequeitio; .D. Guillermo Dolozaga  de Bermeo 1er Oficial cubierta y D. José Santana Serviño de Vew-Galicia
    El lugar de destino - Dakar - fue elegido por el elevado contingente de onubenses que faenaban en aguas del Senegal o trabajaban en el puerto de la capital. Fue precedido de varias reuniones del Prelado con las familias de los pescadores, tanto en Huelva como en otros pueblos costeros (Lepe, Cartaya, Isla Cristina), en las que don José María se fotografiaba con los familiares, hacía grabar cintas con mensajes a los pescadores, y recogía paquetes para entregarlos en Dakar. Así pudo llevar más de 200 fotos, 19 "casetes" con cintas grabadas y más de 100 paquetes que hicieron felices, por unas horas, a aquellos buenos hombres del mar.
El 9 de febrero de 1968, antes de emprender su viaje, dirigió una carta a las familias de trabajadores del mar en la que les dijo:

Biografía de Mons. Lahiguera Obispo Promotor del AM

Mons. José María García Lahiguera (1964-1969)
HUELVA
El Apostolado del Mar
Biografía
        El Siervo de Dios D. José María García Lahiguera nació en Fitero (Navarra) el día 9 de marzo de 1903, siendo bautizado tres días después, 12 de marzo, en la parroquia de Santa María la Real, perteneciente en ese momento a la diócesis de Tarazona. Es el segundo de los cuatro hijos que tuvo el matrimonio formado por D. Vicente García Albericio y Dª María Lahiguera Martínez, naturales de Tarazona y Fitero respectivamente.
       Desde muy pequeño dio muestras de una gran piedad, y a los 10 años ingresa en el Seminario de Tudela, petición que hizo él mismo a sus padres un año antes de que estos se lo permitiesen.
        En 1915, por motivos laborales y económicos, su familia tiene que trasladarse a Madrid. Él continúa sus estudios en el Seminario de esta ciudad, dejando en él una profunda huella por su ejemplaridad, piedad y bondad. En esta etapa estudió música con el P. Iruarrízaga, director del coro y Schola Cantorum del Seminario, quien le nombró su sucesor siendo aún seminarista teólogo. En 1923 ganó la oposición a la plaza de Maestro de Capilla de la Catedral de Sigüenza, plaza que nunca ocupó.
        El 29 de mayo de 1926, en la capilla del Seminario Conciliar de Madrid, es ordenado sacerdote por el nuevo Obispo de Madrid, D. Leopoldo Eijo Garay. Al día siguiente, solemnidad de la Santísima Trinidad, celebra su primera Eucaristía, también en la capilla del Seminario. Fue nombrado profesor y prefecto de externos, quedándose por tanto a vivir en el Seminario. También atendía como capellán a las Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús y de los Santos Ángeles (Angélicas).
         En este tiempo completó sus estudios, y en 1928 se graduó en Derecho Canónico por la Universidad Pontificia de Toledo. La santidad sacerdotal era ya su santa obsesión, y el 8 de diciembre de 1935, fiesta de la Inmaculada, hizo su voto “pro eis”.
        En 1932 es nombrado director espiritual del Seminario Menor, y en 1933, para poder trabajar legalmente en el campo de la educación cristiana, convalida sus estudios civiles, que había simultaneado con los religiosos, obteniendo el título de maestro nacional en la Escuela Normal de Ávila.
       Cuando en julio de 1936 estalla la Guerra Civil española él se encuentra en Madrid, donde permanece hasta el final de la contienda. Puede decirse que fue un “confesor fidei”, ya que fue detenido e interrogado por dos veces, la última de ellas al ser asaltada la embajada de Finlandia, donde se encontraba refugiado, pronunciando las palabras de Jesús “Si me buscáis a mí dejad ir a estos” cuando preguntaron quién era el cura, y salvando la vida milagrosamente. El obispo de la diócesis, D. Leopoldo Eijo y Garay, que se encontraba en zona nacional, le nombra Vicario General de la zona republicana. En este tiempo, la actitud del Siervo de Dios fue extraordinaria, y se dedicó a socorrer y asistir a los sacerdotes y religiosas que se encontraban escondidos o refugiados, y a organizar la asistencia religiosa de muchos fieles que vivían en una verdadera persecución.