jueves, 13 de diciembre de 2018

Encuentro regional


Encuentro regional del Apostolado del mar  en Tarragona

     Nos encontramos a mediodía para compartir el almuerzo e intercambiar las primeras impresiones. Aunque ya nos conocemos de hace tiempo y participamos en las actividades del Apostolado del Mar, vimos la conveniencia de realizar este encuentro y tratar temas comunes. Dada la proximidad y la semejanza del servicio que prestamos en nuestros puertos, antes de encontrarnos, sugerimos algunas cuestiones y compartimos el modo de actuar de cada una de las delegaciones. Así, a grandes rasgos, informamos de lo que supuso dicho encuentro.
     Comenzamos compartiendo el tema de la Junta o Comités de Bienestar del Puerto que, en nuestra zona, sólo está activo en Barcelona. Ricardo nos ofreció un material sobre estos Comités y unos mínimos que se recomiendan desde el Convenio Marítimo para ver cómo se pueden ir dando pasos para su creación en otros puertos así como un Comité a nivel de todo el Estado que canalice las cuestiones relativas al bienestar de los marinos.
     Los centros coincidimos también en disfrutar de furgonetas para el transporte de marinos donadas por la Fundación de la ITF Seafarer’s Trust. Compartimos por ello nuestra relación con esta institución y las posibilidades que se nos ofrecen de apoyo tanto por parte de esta institución como de otras, como ISWAN que nos pueden ayudar en equipamiento o formación del voluntariado de los centros.
     Dedicamos otro momento a hablar sobre las visitas a los barcos. Nos sirvió para revisar nuestra manera de realizar esta importante misión del Apostolado. Compartimos el tipo de materiales que se ofrece como información y la actitud con la que realizamos estas visitas de contacto. Nos sirvió de revisión y fundamentación para nuestra tarea.
    Por último, y antes de regresar cada uno a sus destinos de origen, se informó de la próxima Asamblea Nacional del Apostolado del Mar a celebrar, si Dios quiere, en Castellón en octubre de 2019. Se compartieron las primeras impresiones y detalles a ir trabajando con todas las delegaciones y con la Comisión Episcopal próximamente.
    Agradecemos la buena acogida de la gente de Tarragona. Fue un encuentro muy enriquecedor por el intercambio de pareceres y acciones que nos impulsan a seguir nuestra tarea pastoral entre la población de la marina mercante a la que servimos cada día.
Albert Arrufat

miércoles, 21 de noviembre de 2018

ORACION


Oración para el Día Mundial de la Pesca
(21 de noviembre de 2018)
Oh Dios, Padre y Señor del universo,
te alabamos y te bendecimos por haber creado al hombre y a la mujer, llamándolos a colaborar en la obra de la creación mediante el trabajo. En este Día Mundial de la Pesca, te pedimos humildemente que bendigas y protejas a todos los que se ocupan de la producción, del procesamiento, de la distribución y del comercio de lo que se ha pescado, contribuyendo a la seguridad alimentaria, al crecimiento económico y a la reducción de la pobreza. Te imploramos con confianza de hijos: que cesen los abusos físicos y verbales, la explotación indiscriminada de los pescadores, que incluye numerosos casos de trabajo forzado, el tráfico de seres humanos y la desaparición en el mar. Líbranos de estos males que contaminan la belleza de la vida, del mar y del trabajo, tus preciosos dones que debemos custodiar con ternura.
Oh nuestro Señor Jesucristo,
     Tú exhortas a tu Iglesia a escuchar el grito de dolor de los pescadores, que ven cómo se pisotean sus derechos humanos y sus libertades fundamentales, y a proclamar con audacia profética la necesidad de que sean respetados y observados. Con el corazón en la mano te pedimos que ilumines las mentes de los gobernantes de todo el mundo, para que ratifiquen los instrumentos internacionales adoptados y aprobados por los países miembros de los organismos especializados de las Naciones Unidas, para poder cambiar radicalmente la vida de los que trabajan en la pesca, de sus familias y el estado ambiental de los recursos pesqueros. Tú, que mediante tu pasión, muerte y resurrección, nos has liberado de la esclavitud del pecado y de la muerte, haz que ningún individuo permanezca en estado de esclavitud o servidumbre. Que cada persona tenga derecho a trabajar, a la libre elección de un empleo, a condiciones de trabajo justas y favorables, y a la protección contra el desempleo. Que toda persona, sin discriminación, tenga derecho a igualdad de retribución para un mismo trabajo, a una remuneración justa y satisfactoria que le garantice a ella y a su familia una existencia en conformidad con la dignidad humana e integrada, si es necesario, por otros instrumentos de protección social. Que toda persona tenga derecho a fundar sindicatos y afiliarse a ellos para la defensa de sus intereses. Que estos derechos humanos fundamentales de los pescadores estén siempre salvaguardados. ¡Por todo esto te pedimos, Señor!
        Espíritu Santo,
 que aleteas sobre las aguas del mar, convierte la mente y el corazón de esa pequeña parte de la industria pesquera que sigue siendo despiadada y antepone el beneficio económico a las personas. Recuérdales que la persona viene antes del beneficio y que el trabajo le da dignidad al hombre.
      Oh Bendita Virgen María,
 Estrella de los Mares, ayúdanos a trabajar juntos para detener el tráfico de seres humanos y el trabajo forzado en el mar, a mejorar las condiciones laborales y de seguridad, y a combatir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, creando un sector pesquero sostenible desde el punto de vista social, ambiental y comercial.
      Padre, mediante tu Hijo Jesucristo, que gobierna el barco de Pedro, y con la ayuda del Espíritu Santo, nos conduces entre dificultades y travesías al Puerto celestial. A ti la alabanza, la gloria y el honor hoy y en la eternidad. Amén. ¡Aleluya!

21 de noviembre día de los pueblos pescadores

Mensaje para el
Día Mundial de la pesca
(21 de noviembre de 2018)
    El Día Mundial de la Pesca se instituyó en Nueva Delhi, India, el 21 de noviembre de 1997 cuando, por primera vez, representantes de pescadores artesanales, en pequeña escala y trabajadores del sector pesquero de 32 países se reunieron para fundar una organización internacional de pescadores, y se comprometieron a apoyar políticas de pesca y prácticas sostenibles a nivel mundial y la justicia social.
      Para valorar la importancia de la celebración del Día Mundial de la Pesca, basta con examinar los datos presentados por la FAO en 2016, que indicaban que 59,6 millones de personas trabajaban (a tiempo completo, a tiempo parcial u ocasional) en el sector pesquero y de la acuicultura. Casi el 14% de estos trabajadores eran mujeres. La gran mayoría de la población empleada en estos sectores procedía de Asia (85%), seguida de África, América Latina y el Caribe, suministrando alrededor de 171 millones de toneladas de pescado al mercado mundial, y generando un valor de primera venta de producción que se estima en 320 mil millones de dólares. Las cadenas mundiales de valor del pescado, que incluyen la producción, el procesamiento, la distribución y el comercio de pescado, proporcionan medios de sustento a aproximadamente 820 millones de personas. El consumo de pescado proporciona a unos 3.200 millones de personas casi el 20 por ciento de sus proteínas animales.
     Sin embargo, innumerables y persistentes cuestiones complejas se esconden tras estas significativas cifras, que revelan la importancia y las aportaciones de los sectores pesqueros a la seguridad alimentaria, al crecimiento económico y al alivio de la pobreza. En los primeros puestos de la lista, además de los abusos físicos y verbales, cabe destacar la explotación masiva de pescadores, incluyendo numerosos casos de trabajo forzado, la trata de seres humanos y la desaparición en el mar. Podemos observar un vínculo directo entre todos estos abusos y el uso de banderas de conveniencia, la Pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR), el crimen transnacional. Además, no debemos olvidar el reto de la sostenibilidad de las poblaciones de peces, la contaminación y otros problemas ambientales.
     Desde esta angustiosa y dolorosa realidad, los pescadores piden ayuda y, como Iglesia, no podemos taparnos los oídos, no podemos permanecer en silencio.
     En el 70° aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH): deseamos reafirmar el principio del Artículo 4 de “Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre; la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas”. Asimismo, deseamos recordar el Artículo 23, que dispone lo siguiente:
    1. Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.
    2. Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual.
     3. Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social.
    4. Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses.
    ¡Estos derechos laborales fundamentales son derechos humanos y también deben ser los derechos de los pescadores!
     Conscientes de las numerosas cuestiones problemáticas en materia de pesca, los países
miembros de los organismos especializados de las Naciones Unidas1 han adoptado y respaldado varios instrumentos internacionales que, de ser ratificados y plenamente implementados por todos los estados, podrían cambiar drásticamente la vida de los pescadores, de sus familias y el estado ambiental de los recursos pesqueros.
    La industria pesquera, que es considerada por muchos como el principal culpable de las difíciles condiciones de trabajo y de vida de los pescadores, se compromete a resolver estos problemas con la certificación de productos, mientras que la sociedad civil y los consumidores están pidiendo a los minoristas que sean más responsables en sus negocios y que actúen con la diligencia debida en toda su cadena de suministro.
     Sin embargo, al leer los informes de los medios de comunicación sobre el tema y, sobre todo, escuchando las desgarradoras historias relatadas por los capellanes y los voluntarios del Apostolado del Mar en todo el mundo, parece que todos estos esfuerzos no son suficientes, porque el número de gobiernos que ha ratificado los instrumentos internacionales es todavía muy bajo, y en algunas zonas más pequeñas, la industria pesquera todavía padece las consecuencias de la crueldad de los responsables políticos, cuyo único objetivo es sacar el máximo provecho económico.
     Como Iglesia, nos gustaría recordar la exhortación del Papa Francisco, que la persona debe tener prioridad sobre el beneficio: “... Detrás de cada actividad hay una persona humana. [...] La centralidad actual de la actividad financiera en comparación con la economía real no es aleatoria: detrás de esto está la elección de alguien que piensa, erróneamente, que el dinero se hace con dinero. El dinero, dinero real, se hace con trabajo. Y el trabajo le da la dignidad al hombre, no el dinero”2.
    Al celebrar el Día Mundial de la Pesca, y dado que esperamos poder incrementar la sensibilización sobre la situación de los pescadores y generar cambios fundamentales en sus vidas, nos gustaría hacer un llamamiento a los organismos internacionales, que se unan dejando de lado las diferencias, el antagonismo y la rivalidad para desarrollar una hoja de ruta hacia una extensa ratificación e implementación de los instrumentos internacionales. Esta cooperación debe llevarse a cabo a nivel mundial, regional, nacional y local, y debe garantizar la participación de la sociedad civil, la industria y los minoristas, las ONG, los sindicatos y la Iglesia.
    Trabajando juntos, podemos acabar con la trata de seres humanos y el trabajo forzado en el mar, mejorar las condiciones laborales y la seguridad, y luchar contra la pesca INDNR, con la esperanza de crear un sector pesquero sostenible desde el punto de vista social, ambiental y comercial.
    Es un gran reto, pero también es la única esperanza que tenemos para reafirmar la promoción del “respeto universal y la observancia de los derechos humanos y las libertades fundamentales” 3 en la industria pesquera mundial.
Cardenal Peter K.A. Turkson
                                                                                                                                                 Prefecto

El Brexit y la pesca en caladeros británicos


El Gobierno admite que el Brexit afectará a los planes de negocio del sector pesquero

    El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha admitido en el Senado que la falta de un acuerdo del Brexit con la Unión Europea afectará a los planes de negocio del sector pesquero español. Además, aseguró que si la flota española no puede seguir faenando en los caladeros británicos habrá que poner en marcha «medidas de contingencia».
      Planas ha explicado cómo está la situación actual de la negociación, en respuesta a una pregunta del senador del Grupo Vasco
El ministro Luis Planas admite que si no hay acuerdo habrá que adoptar «medidas de contingencia», José María Cazalis, sobre «las medidas que está tomando el Gobierno para evitar las posibles consecuencias negativas del Brexit en el sector pesquero del Estado español».
      El ministro afirmó que hay una «incertidumbre» sobre el resultado final de las negociaciones y que el Gobierno está preparando «una respuesta para cualquier posible escenario». Una situación que afecta a los barcos españoles que pescan en los caladeros británicos, los barcos de pabellón inglés y capital español y los barcos españoles en las islas Malvinas».
    La clave de la negociación es la reciprocidad del acceso a las aguas inglesas y el acceso de los productos británicos al mercado europeo. El objetivo prioritario es mantener el acceso a los recursos pesqueros, aseguró Planas, «en las mismas condiciones que ahora. Si hay acuerdo habrá un periodo transitorio hasta diciembre de 2020», en el caso de que no lo haya se aplicaran medidas para amortiguar los perjuicios.
Casi cien barcos españoles
      El senador vasco había advertido de que hay que intentar vincular el acceso a los caladeros con la existencia o no de aranceles para los productos pesqueros del Reino Unido. En el caso de que se vete el acceso habría que implantar este obstáculo para la entrada de productos en la Unión Europea.
     En el caso de España, afectará a las capturas que se pescan en la zona: merluza, gallo y rape, con el consiguiente perjuicio a corto plazo para el consumo en España. La más afectada será la merluza, ya que en estas aguas se pescan 4.000 toneladas de las 9.000 que se obtienen en estas aguas jurisdiccionales inglesas.
     Los barcos de bandera española que tienen actividad en esta zona son 92,a los que hay que sumar otros 23 con licencias en Malvinas. El volumen total de pesca asciende a 27 millones de euros, que se corresponden con las 9.000 toneladas capturadas. De ellas, 4.000 son merluza y el resto gallo y rape, fundamentalmente. Solo por la venta de la merluza los ingresos son de 14 millones de euros al año

Dia de los pueblos pescadores




     La llamada “Conferencia de nuestro océano”, organizada cada año por los gobiernos y el sector privado, es un evento creado a partir de un enfoque completo y puramente capitalista, mercantilista y financiero, que apoya la agenda del “crecimiento azul”. Este año, en Bali (Indonesia), mientras las corporaciones transnacionales y los gobiernos discutirán soluciones financieras y basadas en el mercado para el Océano, los movimientos de pescadores no serán invitados a participar. Por lo tanto, nuestras voces no se escucharán en una conferencia que discute sobre el medio marino, o en otras palabras, los recursos de los que dependen nuestros medios de vida y cultura: ¡es inaceptable!

      Los pescadores indonesios, las comunidades costeras y sus aliados de las OSC están organizando su propio evento, la “Conferencia de Gente del Océano”, para luchar contra el acaparamiento de los océanos y por la soberanía alimentaria. WFFP apoya completamente la iniciativa de su miembro KNTI en la organización de este evento

       Rechazamos el marco de trabajo de la Economía Azul de las instituciones financieras internacionales y las corporaciones transnacionales, que promueven el acaparamiento oceánico, eliminan a los pescadores a pequeña escala de sus recursos y socavan los medios de vida de las comunidades costeras. Rechazamos el marco de la “Conferencia de nuestro océano”: vender el océano no lo salvará. ¡Somos el océano, somos la gente! October 25, 2018 | Statement |https://www.facebook.com/oceanspeopleconference/).

sábado, 20 de octubre de 2018

OMI Y LA SEGURIDAD EN LA PESCA


Mejorar la seguridad de los buques pesqueros para salvar vidas

      La pesca es una de las ocupaciones más arriesgadas del mundo. Literalmente miles de pescadores pierden la vida cada año en el mar. Un tratado internacional que aborda la seguridad en el sector pesquero, el Acuerdo de Ciudad del Cabo, ha sido elaborado y adoptado por la OMI pero no está todavía en vigor porque no ha alcanzado las ratificaciones necesarias a nivel nacional.  
        Como parte de un esfuerzo mundial para fomentar la ratificación e implantación del Acuerdo de Ciudad del Cabo, la OMI y The Pew Charitable Trusts organizaron una mesa redonda durante el Foro mundial de la pesca en San Petersburgo, Federación Rusa, el 13 de septiembre.
     El Acuerdo de Ciudad del Cabo sobre seguridad de los buques pesqueros proporciona una plataforma sólida para mejorar la seguridad de los pescadores en el mar y combatir a la vez, la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, al facilitar que los Estados de abanderamiento, los Estados rectores de puertos y los Estados ribereños controlen mejor la seguridad de los buques pesqueros. Actualmente cuenta con 10 Estados Contratantes, pero necesita un número total de 22 para entrar en vigor, junto con un tamaño determinado de flota pesquera. 
      Los panelistas subrayaron la necesidad de que exista un acuerdo mundial sobre la seguridad de los buques pesqueros que esté en vigor. Los participantes en la mesa redonda confirmaron que el Acuerdo de Ciudad del Cabo podría contribuir significativamente a la seguridad en el sector de la pesca y también apoyar el Acuerdo sobre Medidas del Estado Rector del Puerto Destinadas a Prevenir, Desalentar y Eliminar la Pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. El sector pesquero ruso apoyó la ratificación de Rusia del Acuerdo de Ciudad del Cabo y se acordó que se desarrollaría una hoja de ruta para la ratificación e implantación.
     La mesa redonda, titulada: "El camino hacia 2050: la seguridad de los pescadores y los buques pesqueros" fue organizado en cooperación con la Federación Rusa y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Contó con la asistencia de representantes de la OMI, la FAO, el Ministerio de Transporte de la Federación Rusa y la Agencia Federal para la pesca. La OMI fue representada por Mikhail Gappoev.
     El Acuerdo de Ciudad del Cabo es uno de los cuatro importantes tratados del sector pesquero dirigidos a conseguir niveles más altos de cumplimiento y aplicación. El resto son el Convenio de formación para pescadores, que entró en vigor en 2012; el Convenio sobre el trabajo en la pesca de la OIT de 2007 (Convenio núm. 188), que entró en vigor el 16 de noviembre de 2017 y el Acuerdo de la FAO sobre medidas del Estado rector del puerto destinadas a prevenir, desalentar y eliminar la pesca ilegal no declarada y no reglamentada 2009, que entró en vigor en 2016.
     El Secretario General Kitack Lim destacó la necesidad de que exista una comunicación efectiva entre los ministros de pesca y de transporte para alcanzar la ratificación del Acuerdo de Ciudad del Cabo. 14/09/2018 

      

sábado, 29 de septiembre de 2018

“Día Marítimo Mundial "


Día Marítimo Mundial  2018
"OMI 70: Nuestro legado – un transporte marítimo mejor para un futuro mejor"
     El Día Marítimo Mundial (World Maritime Day), fue establecido por Naciones Unidas a través de la Organización Marítima Internacional (OMI) con el fin de mantener y mejorar la seguridad y eficiencia de las operaciones marítimas internacional es, y para prevenir la contaminación marina ocasionada por buques, especialmente por descargas ilegales que son altamente peligrosas y tóxicas.
    En 1980, la Asamblea la OMI decidió que el “Día Marítimo Mundial” debía observarse durante la última semana de Septiembre, determinando cada gobierno que día de esa semana se dedicaría al festejo y destaca que la convocatoria del día mundial es para preservar la seguridad de la vida en el mar y prevenir la contaminación marina.
     Para ello cuenta con un logro importante que es la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar que reúne un conjunto de normas que rigen todos los usos del mar, entre ellas la navegación, la investigación y la pesca.
   El Día Marítimo Mundial una excelente oportunidad para mirar al futuro y establecer cuáles son las mejores posibilidades de seguir trabajando a favor de la seguridad en la navegación, así como la protección y la prevención contra la contaminación.
    En este contexto, es dable destacar que durante el presente año se cumple el 70° aniversario de la adopción del Convenio constitutivo de la OMI y 60 años desde su entrada en vigor, motivo por el cual las actividades programadas se encuentran directamente vinculadas al mismo.
      Por lo pronto, el Día Marítimo Mundial tendrá su correspondiente celebración prevista para el día 27 de septiembre en la sede de la Organización y el lema adoptado es "OMI 70: Nuestro legado – un transporte marítimo mejor para un futuro mejor", el cual mira tanto al pasado como a los años venideros y nos brinda la oportunidad de reflexionar y mostrar cómo ha evolucionado y se ha adaptado la OMI manteniéndose fiel a su misión general, es decir, fomentar un transporte marítimo seguro, protegido, ambientalmente racional, eficaz y sostenible.
    El Día Marítimo Mundial se celebra el cuarto jueves de septiembre de cada año, siendo este año el 27 de septiembre de 2018. Es un día en el que la sociedad debe de concienciar la importancia que hoy en día tienen los mares y los océanos.
    El Día Marítimo Mundial se celebra desde el año 1978, cuando entró en vigor la Convención de la Organización consultiva Marítima Intergubernamental (OCMI) en cuyo año fue celebrado el 17 de marzo. Los años sucesivos las Naciones Unidas establecieron su celebración el cuarto jueves de septiembre de cada año.
    En este día se realizan muchas iniciativas y todas ellas están relacionadas con la protección del mar. Se llevan a cabo coloquios, debates en los que diversas organizaciones exponen la gran problemática que hoy en día que tienen nuestros mares y océanos y la agresividad que están sufriendo los animales que viven en ellos.
    También se desarrollan actividades en carpas donde los niños y el público que lo desee podrá conocer el mundo marino más de cerca, a través de documentales, fotografías, maquetas… así como el deterioro del mismo en el caso de que no lo cuidemos y frenemos el desastre ecológico.
    El Día Marítimo Mundial pretende ser un día de reclamo y de puesta en conocimiento de los problemas que hoy en día azotan a nuestra Tierra. Los transportes, el calentamiento global, la población mundial… son los graves problemas a los que nos debemos de enfrentar en cuanto antes para poder frenar el deterioro de nuestro planeta.
    El transporte marítimo es una de las causas que provocan cada año un daño muy grande a las aguas marítimas. Miles de toneladas de residuos tóxicos así como de petróleo son vertidas a los océanos
     El calentamiento global también se ha convertido en uno de los más graves problemas y consecuencias que podría acarrear una degeneración de la Tierra. Se trata de un aumento de la temperatura media global, tanto de la atmósfera terrestre así como la temperatura de los océanos. Dicho calentamiento global podría ocasionar la elevación del mar provocando catástrofIcas consecuencias, ya que dos tercios de la población mundial habita en las zonas costeras.
    A lo largo de los años se han conseguido llevar a cabo diversas iniciativas para que sean cumplidas por todos los países:
1969: es adoptado el Convenio Internacional relativo a la intervención en alta mar en casos de accidente que causan contaminación mediante los hidrocarburos.
1973: se adoptó el Convenio Internacional para Prevenir la Contaminación por los Buques (MARPOL)
1978: se introducen nuevas medidas al Convenio MARPOL introduciendo determinadas técnicas operacionales y prescripciones sobre construcción para buques tanque.
1982: se adoptó la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.
1990: se adoptó el Convenio de Cooperación.
1996: se adoptó el Convenio internacional sobre Responsabilidad e Indemnización de daños en relación con el transporte marítimo de sustancias nocivas y potencialmente peligrosas (SNP).